Es un término que se refiere a cualquier elemento que aumenta el deseo sexual. Comprende sustancias químicas, alimentos, objetos, o comportamientos que estimulan o avivan sexualmente a las personas. La palabra proviene de la diosa griega Afrodita, que representaba el amor y la fecundidad.