Es una disfunción sexual, en la que la persona que la padece, de forma habitual, no puede alcanzar el orgasmo en una relación sexual o incluso mediante la masturbación. La anaorgasmia tiene tratamiento y puede ser superada con el acompañamiento de profesionales.