Actualmente solo existen para mujeres, son medicamentos hormonales que van a evitar el embarazo de dos formas. La primera de ellas es que van a hacer que la mujer no ovule, sin óvulo no hay fecundación. La segunda, es que van a espesar el moco del cuello uterino, a los espermas se les hará difícil o imposible pasar de la vagina al útero. La forma en cómo se usan y su tiempo de efectividad es variable, ya que se venden en distintas presentaciones: pastillas, parches, inyecciones; así como pueden estar en algún dispositivo que va dentro del cuerpo de la mujer como un anillo de goma (vagina), DIU (útero) o implante (brazo).