Siglas que abarcan las prácticas sexuales de Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo, y Masoquismo. El BDSM es considerado un estilo de vida para quienes lo practican, siempre dentro de un consenso y consentimiento pleno de cada persona que participe, pudiendo parar con total libertad si alguien no se siente cómodo. Suele guiarse por unas normas que garanticen la seguridad de las prácticas, tanto de prevención de riesgos físicos como de promoción de la salud sexual.