Es cuando el embrión no se implanta en el útero, sino en un órgano o estructura del aparato reproductor distinta. En este tipo de embarazos la implantación generalmente se da en las trompas de falopio, pero también puede suceder en el cuello uterino o en el área abdominal.

La implantación se da en las trompas de falopio cuando hay obstrucciones en ellas o en el útero. La implantación se da en otros órganos cuando las trompas están perforadas. La edad, el uso de métodos anticonceptivos como el DIU y las enfermedades de transmisión sexual, son algunos de los factores que aumentan este riesgo.

El embarazo ectópico es sumamente peligroso, el embrión se desarrolla hasta hacer que las trompas se revienten produciendo hemorragias y haciendo que peligre la vida de la mujer. Son embarazos que deben deben de interrumpirse forzosamente utilizando medicamentos especiales. Sin embargo en muchas ocasiones no se detecta a tiempo y es necesaria la extirpación de la trompa de falopio donde crece el embrión.