Es todo aquel embarazo que se produce sin haber sido planeado previamente y que ha ocurrido de forma inesperada, debido a la ausencia o al fallo de la anticoncepción en las relaciones sexuales mantenidas.

Es decisión de la mujer elegir la opción que quiere llevar a cabo ante su embarazo no deseado: seguir adelante con él, o interrumpirlo. En el segundo caso, debe optar siempre por hacerlo de manera legal, segura, y asistida por profesionales acreditados para garantizar su salud (en México, solo puede hacerse en la CDMX, ya que es el único estado que lo permite).

México es un país con alto índice de embarazos no deseados, especialmente en la adolescencia, existiendo un problema grave de salud pública. Para paliarlo, es necesario que haya más programas públicos de prevención y un acceso universal a los métodos anticonceptivos.