Orientación afectiva y sexual entre las personas de distinto sexo o género. Es decir, los hombres heterosexuales se sienten atraídos por las mujeres, y las mujeres heterosexuales se sienten atraídas por los hombres. Coloquialmente se emplea también el término «hetero».

La heterosexualidad históricamente ha sido la orientación permitida e impuesta para todas las personas, justificándolo en que la unión sexual entre el hombre y la mujer es la única que permite la perpetuación de la especie humana. Esta imposición ha provocado la persecución y criminalización de las personas con otras orientaciones sexuales a lo largo de la historia.

Actualmente, nuestras sociedades y culturas van abandonando la idea de que la imposición biológica deba primar sobre los sentimientos de las personas. Se aceptan como orientaciones sexuales tanto la heterosexualidad, como la homosexualidad y la bisexualidad, aunque todavía existen múltiples discriminaciones hacia las dos últimas, por lo que la igualdad real aún no está conseguida.