Son las hormonas que participan en nuestra fertilidad, sexualidad y desarrollo biológico. Durante nuestra etapa embrionaria son las que inducen que nuestro cuerpo desarrollen nuestros órganos sexuales. Se producen en baja cantidad durante la niñez,y es en la adolescencia cuando aumentan su producción e inducen los cambios sexuales secundarios. Durante la vida adulta influyen en nuestro comportamiento así como en nuestra fertilidad, gracias a ellas maduran los óvulos y se da el ciclo menstrual, se produce y mantiene el embarazo, se da la lactancia, se producen los espermatozoides, participan en la excitación y deseo sexual, etc.

Las hormonas sexuales se producen principalmente en los ovarios y testículos, pero también en el hipotálamo e hipófisis. Entre ellas podemos encontrar a hormonas como la LH, FSH, o la testosterona y los andrógenos que se producen en mayor cantidad por los hombres, así como la progesterona y el estradiol que se producen en mayor cantidad en las mujeres.