Se trata del estado de una persona que nació con características fisiológicas consideradas masculinas y femeninas tanto a nivel genético como del aparato sexual, tanto en órganos internos como externos; esto impide que al nacer el personal médico pueda asignar un sexo. Los estados intersexuales son muy variados y es importante comprender que es algo totalmente natural y no se trata de ninguna enfermedad.

La intersexualidad no es igual que la «androginia«. Mientras que la intersexualidad hace referencia a la ambigüedad genital y genética; la androginia es la ambigüedad en la apariencia física (por el peinado, el vestido, los comportamientos, etc.).