Un orgasmo es el clímax o punto cúspide de la excitación sexual. Se trata de una sensación poderosa de placer físico que incluye la descarga repentina de la tensión acumulada durante el proceso de excitación. Para lograr un orgasmo no es necesaria la penetración, ni la interacción con otra persona.

Los orgasmos son una reacción refleja a los mensajes enviados a través del sistema nervioso desde los órganos genitales, esta reacción nerviosa provoca contracciones musculares, aumento en la frecuencia cardiaca, aumento de la presión arterial, aumento de la respiración y sensaciones subjetivas de placer. En los hombres, el orgasmo provoca, además, la expulsión del semen.