Se trata de un anticonceptivo oral de emergencia, que sirve para evitar un embarazo cuando se tuvo un encuentro sexual sin protección o cuando el método utilizado falló. Este anticonceptivo es eficaz durante las primeras 72 horas después de la relación sexual de riesgo, pero su éxito es mayor mientras más pronto se tome.

La píldora del día siguiente interrumpe la ovulación, por lo tanto, la etapa del ciclo en el que la mujer se encuentra, así como la inmediatez para tomar la píldora pueden incidir en la eficacia.

Como su nombre lo dice este es un anticonceptivo de emergencia y aunque es seguro usarlo las veces que sea necesario, no debe utilizarse como anticonceptivo regular.