Se trata de una prueba confiable para detectar un posible embarazo. A través de este análisis es posible detectar cantidades pequeñas de la hormona gonadotropina coriónica humana, una hormona que es solamente producida durante el embarazo.

Si la presencia de esta hormona en la sangre es mayor a 5 mlU por mililitro, el resultado será positivo, es una prueba más precisa que la de orina que detecta el embarazo hasta que la concentración de la hormona es de 5mlU por mililitro.

La prueba se realiza por personal médico que extrae una pequeña muestra de sangre que es posteriormente analizada. Esta prueba puede identificar un embarazo a partir de 7 días después de la fecundación, aunque para aumentar su efectividad se recomienda esperar 10 días.