Cuando la identidad de género de una persona no coincide con el sexo que le fue asignado al nacer, ésta puede decidir someterse a tratamiento hormonal o quirúrgico para cambiar de sexo. Este cambio se conoce como transexualidad. Ser una persona transexual implica un procedimiento para adquirir las características físicas del sexo opuesto, incluida la modificación en el Registro Civil del Acta de Nacimiento.

Ser transexual no es lo mismo que ser «transgénero«. Las personas transgénero viven conforme al sexo con el que se identifican, pero no se someten a ninguna cirugía ni tratamiento para cambiar sus caracteres genitales o físicos. Las personas transexuales sí se someten al proceso de cambio de sexo.

La transexualidad no es ninguna enfermedad mental ni ningún trastorno. Simplemente, es la no coincidencia entre el sexo biológico y la identidad de género de una persona.